Recuperar la confianza y la autoestima (Parte 1)

¿Quieres volver a sentirte capaz, implementar algún hábito saludable, ganar autoestima y recuperar la confianza? ¿Quieres volver a confiar en ti mismo? ¡Pues continua leyendo!

Este ejercicio también nos ayudará a mejorar nuestra fuerza de voluntad (autocontrol), que te recuerdo, que es una habilidad. ¡Así que la puedes entrenar!

recuperar confianza y autoestima

Voy a contarte un sistema que utilizo en mis sesiones de coaching y que tiene unos resultados muy interesantes para solucionar esa pereza, esa sensación de incapacidad y la frustración.

A veces nos encontramos en una situación de bloqueo/incapacidad, en la que nos es difícil empezar a hacer cosas. Las causas suelen ser:

  • Sentirnos incapaces de lograrlo, sin haberlo intentado antes, por falta de creencia en ti mismo.
  • Pereza al ver un camino largo y pesado al proyectarnos al futuro, lo cual hace que nos agobiemos con facilidad y prefiramos tareas más deseables. Aunque el hábito a realizar te guste, la sensación de sacrificio no compensa.
  • Lo hemos intentado varias veces y hemos fallado, por lo que nos sentimos indefensos, inútiles o frustrados ante la situación. Recuerda que no haberlo logrado antes, no quiere decir que no puedas lograrlo ahora. Escucha el cuento del elefante de Jorge Bucay

¿Qué hacer si te encuentras en alguna de estas situaciones?

Para contar el plan voy a tomar como ejemplo un hábito que a mucha gente le gustaría hacer pero que por alguno de los casos anteriores se nos hace cuesta arriba.

Supongamos que quieres leer todos los días pero cada vez que lo has probado no has sido capaz, te agobias, te daba pereza, tienes “cosas mejores que hacer”, no encontrabas tiempo…

La idea es sencilla:

Simplifica, aquello que quieras alcanzar, al mínimo exponente.

El plan en concreto son 3 pasos:

  1. Leer una hoja diaria.
  2. Sin obligación alguna, si lees más de una, disfrútalo. Recuerda que el próximo día seguirá siendo el objetivo leer una al día.
  3. Celébralo y siéntete feliz por ello.

Este es el mejor camino para sentirnos capaces, incorporar hábitos saludables, recuperar tu confianza,  autoestima y volver a creer en ti mism@.

Ya sé lo que estás pensando… “¿Cómo voy a estar feliz de haber hecho eso? Es demasiado sencillo, no me llena…”

Ese es el punto, hay que hacer que te llene, hay que simplemente primero ADQUIRIR EL HÁBITO DE ABRIR EL LIBRO. Pasado uno o dos meses será un hábito, y al menos llevarás 60 páginas más que ahora… 365 páginas al año, es mucho más que cero ¿no crees? Poco más poco es mucho.

Lo importante es que se haga, por ahora no nos importa la calidad del proceso, ni las valoraciones internas. El reto es: simplemente hacer lo mínimo.

Cada vez que aparezca al intentarlo una vocecilla interior que nos diga “eso no es suficiente” “eres lo peor ponerte contento con solo una pagina” “esto no te va a llevar a nada” “das pena…” etc… es decir cualquier frase mental que nos quiera echar por tierra el plan de acción, haremos lo siguiente:

Le diremos “Gracias por participar pero hoy mando yo”. De esta forma buscamos eliminar ese juez interior que no nos permite hacer poco y al mismo tiempo no nos ayuda a hacer mucho.

Esa voz es la que te dice que has de ponerte una hora o no ponerte: Ese juez establece según tu entorno cuanto es lo que “se debería leer” y si no encajas en ese debería considera que ponerse para menos es un fracaso y antes que fracasar prefiere no hacerlo y llenarte la cabeza de excusas y planes alternativos a afrontar ese fracaso. Pero con el nuevo objetivo fracasar no es una opción.

Elimina esa voz ¡mándala a paseo! El objetivo no es ese, no es leer una hora, es simplemente empezar la actividad, mantenerla y comprometerte y buscamos repito, que sea el mínimo exponente de lo que queremos lograr. Con eso es MÁS QUE SUFICIENTE, y conseguiremos de esta forma poco a poco, recuperar la confianza y la autoestima.

Hay veces que es mejor que esté hecho, independientemente de la calidad, y esta es una de ellas.

Llevado esto a un método general para recuperar confianza y autoestima:

Establece una tarea, sencilla, pequeña, que sea fácil de hacer y que requiere poca energía física.

Por ejemplo hacer la cama todas las mañanas.

Queremos que hagas la mínima expresión del concepto “hacer la cama” o del que elijas. Queremos que te comprometas a hacer al menos lo mínimo para cubrir el proceso de hacer la cama, por ejemplo tirar la colcha por encima, aunque esté mal hecho, no importa, sólo importa hacerlo.

Recuerda ha de ser algo sencillo, pequeño, que requiera muy poca energía.

No seas duro ni exigente contigo mismo, ese es el camino que te ha llevado a dónde estás. Se paciente y mímate. Una vez realizado independientemente de la calidad ¡CELÉBRALO! “¿Pero como voy a celebrar semejante tontería?” Si aparece ese pensamiento dite  “Gracias por participar, hoy mando yo” y levanta tus brazos y ¡Celébralo!

El cerebro adora hacer cosas que celebramos. Así que ¡hazlo! Así favorecerás sucesos futuros. Cómo vivimos una experiencia después de realizarla es el punto de inicio de la misma experiencia para situaciones futuras.

Ahora repite esto de 4 a 8 semanas. Verás resultados, mucho antes de ese tiempo.

¿Sencillo? entonces no pongas excusas, si la idea es empezar a leer, simplemente pon el libro donde puedas dedicarle una  página al día, por ejemplo, donde desayunas, en el baño, en la mesita de la cama…. y no olvides ¡celebrarlo!

Hay que comprender que en nuestra mente existen múltiples “entidades”: una que es una entidad que quiere hacer cosas y otro que es una entidad que no quiere hacer las cosas. Uno busca lograr los objetivos y otro busca sabotearlos.

En los procesos de coaching trabajamos para que ambos “yoes” trabajen al final en la misma dirección y así logres aquellos objetivos que te propongas.

¡No dudes en contactarme si estas interesado en solucionar de una vez con todas ese conflicto!

Lo importante es comprender que cuando nos ponemos un reto sencillo, simple y con poco coste energético posiblemente le estemos dando a nuestros dos “yoes” satisfacción, a uno por lograr el objetivo y al otro porque al ser algo con recompensa inmediata apenas tiene tiempo para sabotearnos. La meta no es suficiente para agotarnos anímicamente, por lo tanto, es posible que este saboteador no venga a molestar ya que la tarea le parecerá  insignificante y no va en contra de sus deseos, en cambio si piensas en leer más tiempo, protestará, se agobiará y te dará mil alternativas más apetecibles.

Simplemente ponte con la idea en mente de leer  o hacer la mínima expresión posible de aquello que quieres lograr, fluye en caso de que aparezca la opción de hacerlo durante más tiempo, pero al día siguiente vuelve a tu objetivo de hacer el mínimo exponente (Si aparece la vocecilla diciéndote “Ayer lo hiciste durante más tiempo o mejor …blablabla” recuerda “Gracias por participar pero hoy estoy yo al mando”) y ante todo no lo olvides .. ¡Celébralo! el simple hecho de ponernos, repito de ponernos, ya es ¡una gran victoria!

Dentro de un mes sacaré las preguntas que si logramos hacer esto durante un mes conviene hacerse para ver cómo llevarlo al próximo nivel.

Estos artículos también podrían interesarte:

Mejora tus relaciones y la autoestima con la asertividad.

Como recuperar la confianza y la autoestima (Parte 2)

Espero que os sea de utilidad, si te ha gustado compártelo y cualquier duda házmelo saber!

Un abrazo!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Dejar un comentario